Té de hierbas helado

Hace como 3 años dejé de tomar bebidas y jugos en polvo y me acostumbré a tomar agua, ¡sí! agua pura de la llave, siempre y en todo lugar. Me gusta llevar conmigo una botella con agua para poder rellenarla en cualquier parte y así no tener que estar comprando botellas de agua y contaminando innecesariamente.

Me impresiona ver como mi círculo más cercano y en general las personas en la calle NO TOMAN AGUA, y es que hay tantas alternativas de bebidas gaseosas, aguas saborizadas, jugos embotellados que dicen ser “saludables” que lamentablemente escogen esas opciones por sobre una que realmente los hidrate. Bien sabemos que todos esos embotellados no nos hidratan, están llenos de químicos, saborizantes artficiales y endulzantes falsos que lo único que hacen es confundir a nuestro cuerpo, hacernos sentir hinchados y deshidratarnos.

Es por eso que se me ocurrió subirles esta receta de “Icedtea” o agua de hierbas helada, ya que puede servirle a muchos para empezar a cambiar hábitos y tomar más agua.

Para hacerla es muy fácil solo necesitas:

  • 1 bolsa de te de hierbas a tu elección (mejor que sea sin cafeína para que lo puedan tomar los niños y podrás tomar cuanto quieras al día)
  • 1 litro de agua hervida y ojalá filtrada.
  • hielo
  • opcional: 1/4-1/2 taza de frutas o verduras (pueden ser berries, pepino, manzana, limón, naranja, pomelo, etc)
  • 100% estevia a gusto (esto es opcional, yo no le pongo nada, pero creo que si estás en transición quizá sea una buena opción agregar un poquito)

Método:

  1. En un jarro de 1 litro pon la bolsita de té con el agua hirviendo y deja enfriar hasta que esté tibio.
  2. Agrega abundante hielo, la fruta (si es que la quieres usar) y la estevia (si es que la quieres usar).
  3. Refrigerar hasta que esté muy helado.
  4. Servir y disfrutar.