Leche de almendras

La leche o jugo de almendras es una bebida muy versátil, sirve para cortar el café, como reemplazo de la leche en preparaciones dulces y saladas. A pesar de que las que venden en los supermercados son una buena opción a veces, ya que vienen fortificadas con B12 y otras vitaminas, también vienen con muchos espesantes y conservantes, por eso yo siempre prefiero hacerla en casa y dejar las que venden para ocasiones en las que no he podido hacer la mía.

Hacer leches o jugos vegetales es muy fácil, solo necesitas el fruto seco o cereal y agua filtrada. Desde hace un tiempo yo estoy ocupando un filtro que se llama Ceramiko que es hecho en chile por artesanos en cerámica gres y con un excelente filtro traído de Inglaterra, a mi me ha traído excelentes resultados y ya me es muy difícil volver a usar agua de la llave, ya que el sabor del agua con el filtro es deliciosa. Esta receta en particular está endulzada de manera natural con dátiles, pero podría no estarlo si quieres que tenga un sabor más neutro.

  • 1 taza de almendras remojadas toda la noche
  • 1 litro de agua filtrada
  • 3 dátiles sin carozo

Método:

  1. Remojar las almendras toda la noche y colar.
  2. En la licuadira agregar las almendras, el agua y los dátiles y procesar hasta que todo esté completamente molido.
  3. Colar el líquido con un cedazo muy fino y apretar para sacar todo el líquido y dejar la pulpa seca.
  4. Refrigerar hasta por 5 días.

DATO: Con la pulpa puedes hacer harina de almendras, solo debes estirar la pulpa en la bandeja del horno y hornear a 50ºC hasta que esté seca y luego debes procesarla en la licuadora o procesadora hasta que quede una harina fina.