Leche de avena

Las leches o mejor dicho los jugos vegetales son una excelente opción para quienes no consumimos lácteos. Yo siempre trato de variar el ingrediente principal para así también adquirir una mayor cantidad de nutrientes. Uno de los jugos vegetales que más me gustan es el de avena, ya que es barata, sabrosa y súper llenadora.

Para 1 litro necesitas:

  • 1 taza de avena remojada toda la noche
  • 1 litro de agua filtrada

Proceso:

  1. Colar la avena.
  2. Poner la avena y el agua en la licuadora y procesar hasta obtener una mezcla homogénea.
  3. Colarla leche con un cedazo muy fino y apretar para sacar todo el líquido y dejar la pulpa seca.
  4. Refrigerar hasta por 6 días.

Con la pulpa se puede hacer harina, para eso, prender el horno en la temperatura más baja y estirar el sobrante en un silpat y dejar hasta secar. Luego volver a procesar para obtener una harina homogénea.